Psicosis inducida por sustancias

Muchos médicos y pacientes temen que el cannabis medicinal pueda causar esquizofrenia o psicosis inducida por drogas. La psicosis cannábica, que sintomáticamente se asemeja a los episodios psicóticos de una esquizofrenia paranoide, por lo menos tiene un pronóstico más favorable en comparación con psicosis inducidas por otras drogas (así como alcohol). No es nuevo que el uso frecuente de cannabis esté correlacionado con la aparición de trastornos esquizofrénicos, especialmente si el consumo ya se ha realizado en la pubertad. Sin embargo, es menos conocido que esta relación es de correlación, no de causalidad. Los trastornos psicológicos como la esquizofrenia son desencadenados por varios factores de estrés agudos y crónicos de varios tipos (social, psicológico, biológico) dentro de un contexto de «predisposición» (debido a factores genéticos, cognitivos y externos). El cannabidiol del cannabis (CBD) tiene, contrariamente al THC, propiedades antipsicóticas con perfil de efectos secundarios más favorable que los fármacos neurolépticos convencionales.

Una de las preocupaciones más grandes en relación al uso del cannabis medicinal es el gran temor a una psicosis inducida por sustancias (psicosis de drogas) o el posible desencadenamiento de una esquizofrenia en individuos vulnerables. Pero, ¿qué tan grande es realmente el riesgo?

Se agrupan como psicosis a los cuadros clínicos que, entre otros, se relacionan con pérdida de la realidad, delirios, trastornos del pensamiento, del habla y del mundo emocional. Una psicosis de drogas está causada por el consumo de drogas (cocaína, heroína, anfetaminas, alucinógenos, alcohol o cannabis), parcialmente desde el primer contacto. En algunos casos puede ser irreversible o progresar de forma crónica si no se suspende el consumo de la sustancia que lo provoca. El desarrollo psicótico y los síntomas dependen de las drogas que los inducen. Las psicosis se distinguen entre los subtipos predominantemente alucinatorios, predominantemente afectivos, predominantemente polimorfos, predominantemente delirantes y esquizofreniformes. La psicosis cannábica se asemeja a los episodios psicóticos de una esquizofrenia paranoide, por lo cual resulta difícil una distinción exacta únicamente a través de la observación del paciente. En comparación con otras psicosis de drogas mencionadas, la psicosis cannábica tiene por lo menos el pronóstico más favorable.1

A diferencia de una enfermedad psiquiátrica ‘real’ como la esquizofrenia, un consumidor de drogas con síntomas psicóticos suele reconocer, incluso dentro de su embriaguez, que las alucinaciones percibidas son provocadas por los fármacos y por lo tanto no son reales. Las condiciones cuasipsicóticas temporales desencadenadas por ejemplo por la administración de drogas psicodélicas (alucinógenos serotoninérgicos como el LSD o psilocibina) y entactógenos (como el MDMA) parecen ofrecer, según los últimos hallazgos científicos, no sólo oportunidades patológicas sino también terapéuticas, y experimentan actualmente un renacimiento en la investigación básica y clínica.2,3,4

No es novedad que el uso regular de cannabis se correlaciona con la aparición de trastornos esquizofrénicos, especialmente si el consumo ya se ha iniciado en la pubertad. Es menos conocido que esta relación probablemente no sea causal (es decir, que la esquizofrenia esté provocada por el consumo de cannabis), sino solo correlacionada (es decir, que quienes tienen predisposición psicológica o genética tienden a alterar sus estados de conciencia, por ejemplo, a través del consumo de drogas, en mayor medida que los individuos sanos).5,6

Según el modelo de vulnerabilidad-estrés generalmente aceptado de Nüchterlein y Liberman, los trastornos psíquicos como la esquizofrenia son desencadenados por factores de estrés agudos y crónicos de varios tipos (p.ej. social, psicológico, biológico) dentro de un contexto de «predisposición» (debido a factores genéticos, cognitivos y también externos), véase Fig. 1.

De exámenes post-mortem y modalidades de imagen modernas (resonancia magnética, PET) se sabe que el cerebro de los pacientes con esquizofrenia muestra anomalías citoarquitectónicas, en particular alteraciones cualitativas y cuantitativas en lóbulos temporales, lóbulos frontales y ventrículos. Es muy poco probable que las alteraciones a esta escala estén causadas por el consumo de cannabis, que solamente modula la neurotransmisión. Dado que se han identificado varias mutaciones genéticas que se correlacionan con el desarrollo de la esquizofrenia y también existen análisis de parentesco que indican que la predisposición a la esquizofrenia es hereditaria, es más probables un escenario de desarrollo neuronal básicamente defectuoso y factores psicosociales en la etiología de la enfermedad.7

Un estudio publicado en 20188 comparó incluso el consumo materno y paterno de cannabis durante el embarazo, para examinar los efectos causales de la exposición intrauterina al cannabis durante el desarrollo neurológico fetal. Resulta interesante que, en relación con el aumento del riesgo de episodios psicóticos en la descendencia, no hizo ninguna diferencia en que se tratara del padre o de la madre quien consumía cannabis durante el embarazo, lo cual se contrapone a una relación causal del consumo.

Los fármacos neurolépticos (reducen emociones y psicomotricidad) actúan principalmente sobre la metabolización de la dopamina. Dado que la neurotransmisión dopaminérgica tiene gran influencia sobre el control motor, aquí se registran los efectos secundarios más graves (hasta conducir a síntomas similares a la enfermedad de Parkinson). Otros fármacos neurolépticos causan a menudo aumento severo de peso y diabetes mellitus. Estos efectos secundarios pueden ser tan problemáticos que los pacientes a menudo detienen su tratamiento. Por esta razón, los científicos siguen en la búsqueda de medicamentos más modernos, con menos efectos secundarios.

El Cannabidiol (CBD) es un componente natural de la planta de cannabis, que en contraste con el THC, tiene efecto antipsicótico y contrarresta el efecto embriagador del THC.9 Estudios clínicos y científicos actuales subrayan el potencial del CDB para el tratamiento de varias enfermedades y trastornos, incluyendo la esquizofrenia. En los estudios se pudo demostrar un perfil de efectos secundarios mejorado para el CDB, con un consistente efecto antipsicótico (sin aumento de peso, sin aumento de la prolactina, sin trastornos motores), lo cual se investiga actualmente en detalle en la Clínica de Psiquiatría y Psicoterapia de La Charité de Berlín.10

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on print

[1] http://flexikon.doccheck.com/de/Drogenpsychose

[2] Carhart-Harris RL, Bolstridge M, Rucker J, et al. Psilocybin with psychological support for treatment-resistant depression: an open-label feasibility study. The Lancet Psychiatry. 2016;3(7):619-627. doi:10.1016/S2215-0366(16)30065-7

[3] Mithoefer MC, Mithoefer AT, Feduccia AA, et al. 3,4-methylenedioxymethamphetamine (MDMA)-assisted psychotherapy for post-traumatic stress disorder in military veterans, firefighters, and police officers: a randomised, double-blind, dose-response, phase 2 clinical trial. The Lancet Psychiatry. 2018;5(6):486-497. doi:10.1016/S2215-0366(18)30135-4

[4] Jungaberle H, Thal S, Zeuch A, et al. Positive psychology in the investigation of psychedelics and entactogens: A critical review. Neuropharmacology. June 2018. doi:10.1016/j.neuropharm.2018.06.034

[5] Pasman JA, Verweij KJH, Gerring Z, et al. GWAS of lifetime cannabis use reveals new risk loci, genetic overlap with psychiatric traits, and a causal influence of schizophrenia. Nat Neurosci. August 2018:1. doi:10.1038/s41593-018-0206-1

[6] Manseau MW, Goff DC. Cannabinoids and Schizophrenia: Risks and Therapeutic Potential. Neurotherapeutics. 2015;12(4):816-824. doi:10.1007/s13311-015-0382-6

[7] Principles of Neuropsychopharmacology; Chapter 18: Schizophrenia. Robert S. Feldman, Jerrold S. Meyer, Linda F. Quenzer. ISBN-10: 0878931759; ISBN-13: 978-0878931750

[8] Bolhuis K, Kushner SA, Yalniz S, et al. Maternal and paternal cannabis use during pregnancy and the risk of psychotic-like experiences in the offspring. Schizophr Res. July 2018. doi:10.1016/j.schres.2018.06.067

[9] Schubart CD, Sommer IEC, van Gastel WA, Goetgebuer RL, Kahn RS, Boks MPM. Cannabis with high cannabidiol content is associated with fewer psychotic experiences. Schizophr Res. 2011;130(1-3):216-221. doi:10.1016/j.schres.2011.04.017

[10] https://mindandbrain.charite.de/precision_psychiatry/esprit/